Permisos de trabajo en Suiza

Suiza es uno de los países europeos más estables a nivel político y económico. Por esto muchas multinacionales han decidido establecerse allí, lo que a su vez ha favorecido la apertura de un gran mercado laboral. Sin embargo, es importante saber que los extranjeros que quieran trabajar en el país necesitan un permiso especial.

Los permisos de trabajo en Suiza son esenciales para poder realizar cualquier trabajo legal y remunerado en el país. El proceso de admisión varía según la nacionalidad de los trabajadores, pero los ciudadanos de la Unión Europea (UE) y de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) tienen más beneficios que los de otras nacionalidades. Por ello, Suiza es conocida por tener un sistema de reclutamiento y autorización de trabajadores extranjeros de tipo dual.

Si eres ciudadano de la UE/AELC

Los ciudadanos de la UE/AELC, o por sus siglas en inglés EFTA, tienen prioridad para acceder al mercado laboral en Suiza. Gracias al acuerdo bilateral para la libre circulación de personas entre Suiza y la UE, los ciudadanos de la UE pueden tener movilidad laboral, es decir, cambiar de trabajo y de empresa, elegir su residencia y cantón de trabajo, traer a su familia al país y que los miembros de esta trabajen.

Además, las personas que quieran trabajan en Suiza, pertenecientes a países de este grupo, pueden permanecer en el país durante 3 meses sin contrato de trabajo. El permiso de trabajo y el permiso de residencia en Suiza están ligados. Por ello, para trabajar y vivir en Suiza las autoridades pueden otorgar a los ciudadanos de la UE/AELC tres tipos de permiso:

  • Permiso L (corta duración): generalmente válido por 3 a 12 meses, o lo que dure el contrato de trabajo, hasta máximo 1 año. Puede renovarse.
  • Permiso B (permiso de residencia): aplica cuando la estancia supera el año y tiene una duración de hasta 5 años. Se otorga siempre y cuando la persona tenga un contrato de trabajo ilimitado.
  • Permiso C (permiso de residencia permanente): aplica para quienes tienen 5 años residiendo en el país de forma ininterrumpida y debe renovarse cada 5 años.

El Consejo Federal este 2020 ha limitado las cuotas para proveedores de servicios de la UE / AELC estableciendo unos números máximos de 3000 unidades disponibles para estancias cortas (L) y 500 unidades para estancias cortas (B). La asignación trimestral se retendrá.

Para los trabajadores del Reino Unido el Consejo Federal también ha establecido las cifras máximas separadas para los ciudadanos empleados del Reino Unido en el caso de un Brexit sin acuerdo. Si el Reino Unido abandonara la UE de manera desordenada el próximo año, la economía suiza podría reclutar a un total de 3.500 trabajadores del Reino Unido: 2.100 con permisos de residencia (B) y 1.400 con permisos a corto plazo (L).

 

También es posible de adquirir un permiso de residencia sin trabajo remunerado en Suiza, si se puede justificar los medios financieros disponibles.

Tipos de permisos de trabajo en Suiza

Si eres ciudadano de un tercer país

Se le llama ‘tercer país’ a aquellos países no pertenecientes a la UE/AELC. Para los nacionales de estos países obtener permisos de trabajo en Suiza es más restrictivo. En estos casos, el país establece un número de permisos disponibles, algo que incluso ha llegado a hacer con países de la Unión Europea como Bulgaria, Rumanía o Croacia (Que tiene un régimen especial con excepciones).

 

Para que un ciudadano de un tercer país obtenga un permiso para trabajar en Suiza debe, en primer lugar, obtener un contrato de trabajo. Sin embargo, debes saber que aún teniéndolo, no es garantía de que se otorgue un permiso de trabajo, ya que estos permisos están muy limitados.

 

La elegibilidad de un candidato depende de aspectos como que sus calificaciones y habilidades no puedan ser suplidas por un trabajador local. Es decir, los ciudadanos de terceros países sólo podrán recibir una autorización para trabajar en Suiza siempre y cuando no esté disponible un ciudadano suizo o de un país de la UE/AELC capaz de realizar el trabajo previsto. Por ello, quienes tienen más posibilidades son los trabajadores que estén altamente calificados, por lo general para puestos ejecutivos, especialistas y trabajadores de grandes empresas nacionales e internacionales.

 

También existen diferentes permisos de residencia en Suiza para ciudadanos de un tercer país:

 

  • Permiso L (corta duración): es válido hasta por 12 meses según el contrato de trabajo. Puede extenderse hasta 24 meses siempre y cuando no se cambie de empleador.
  • Permiso B (permiso de residencia): otorga un permiso de hasta 1 año y se puede renovar anualmente si no existen conflictos sociales o legales. Este permiso es limitado y está sujeto a las cuotas vigentes.
  • Permiso C (permiso de residencia permanente): aplica para quienes tienen 10 años ininterrumpidos como residentes en Suiza. Para los ciudadanos estadounidenses y canadienses solo se necesitan 5 años.

Es importante tener claro que no se puede trabajar en Suiza sin un permiso. De hacerlo, podrías ser sancionado con una multa o hasta con un año de cárcel. Asimismo, cualquier ciudadano que permanezca en el país de forma ilegal podrá ser expulsado de Suiza y prohibirle la entrada a la zona Schengen. Por ello es importante tener claro como proceder para obtener un permiso en Suiza o en el caso en su defecto, buscar asesoramiento especializado.