Comprar una vivienda en Suiza siendo extranjero es posible, aunque debes saber que existen ciertas limitaciones. La Ley Federal sobre la Adquisición de Bienes Inmuebles por Extranjeros (LFAIE), más conocida como ‘Lex Koller’ que reemplazó al ‘Lex Friedrich’, es la que se encarga de regular estas adquisiciones, y es la que establece que la posesión de una propiedad en el país no da derecho al comprador a un permiso de residencia ni lo facilita.

Los requisitos y las limitaciones para la adquisición de bienes inmuebles por parte de extranjeros en Suiza dependen de la situación particular del comprador y del uso que se le vaya a dar a la propiedad.

Especificaciones sobre la compra de casas en Suiza

¿Vas a comprar una vivienda principal o una segunda vivienda? ¿O acaso quieres una casa vacacional? Según sea el caso existen unas reglas a cumplir para una compra legal.

Vivienda principal

Los extranjeros, sean provenientes de la UE/EFTA o de un tercer país, que residen en Suiza de manera legal pueden comprar un apartamento o una casa unifamiliar en su lugar actual de residencia y para ello no necesitan pedir una autorización previa. También se les permite comprar un terreno, siempre y cuando la construcción comience en el plazo de un año.

Una vez construida, el comprador debe habitar la casa y no puede alquilarla completa ni parcialmente. Por lo general, no existen limitaciones en cuanto a la superficie habitable de la casa. Sin embargo, si el inmueble tiene más de 3.000 m² puede ser sospechoso para las autoridades.

Segunda vivienda

Los extranjeros pueden comprar una segunda vivienda en Suiza, pero la ley los obliga a mudarse a esta. Es decir, el comprador debe tener la intención de vivir en esta nueva casa de forma permanente, de lo contrario estará violando la ley. Una vez que se mude puede conservar la vivienda anterior como residencia secundaria o para alquilarla. En el caso de no poseer un permiso C deberá pedir una concesión especial a la comuna respectiva para poder donde solicite no vender su antigua vivienda.

Lo de segunda vivienda también aplica para extranjeros que trabajan en Suiza, pero que residen fuera de ella como es el caso de los ciudadanos de la UE/EFTA que son empleados transfronterizos. Estas personas, que suelen cruzar diariamente la frontera para asistir a su trabajo, pueden comprar una segunda residencia, sin autorización, en el lugar donde trabajan. Eso sí, el comprador debe ocupar el inmueble mientras trabaja en la zona y no puede alquilarla de ninguna forma.

adquirir una vivienda en suiza

 

Casa de vacaciones

También es posible comprar casas en Suiza para uso vacacional, pero esta compra sí debe ser autorizada. Las casas vacacionales deben estar ubicadas en áreas designadas como lugares turísticos por las autoridades cantonales. Además, tanto los cantones como los ayuntamientos pueden añadir restricciones propias como la autorización para solo comprar inmuebles cuyo propietario anterior sea otro extranjero.

Para comprar una vivienda en Suiza de este tipo también se limita la superficie útil, que debe ser inferior o igual a 200 m². No obstante, es posible que se autorice la adquisición de un inmueble más grande siempre que se demuestre una necesidad específica. Si la residencia se va a alquilar, solo puede hacerse por un tiempo inferior a un año. Por otro lado, no es posible tener más de una casa de vacaciones.

Cualquiera que sea el tipo de vivienda a comprar, siempre es recomendable solicitar asesoramiento inmobiliario, así como a expertos en materia legal para asegurarse de cumplir con todos los requisitos necesarios para comprar una vivienda en Suiza.