Alquilar en Suiza es un procedimiento bastante común, ya que en este país dos de cada tres personas viven en alquiler. Teniendo esto en cuenta, es importante conocer sobre los derechos de los inquilinos privados en Suiza, la legislación que regula el arrendamiento y los contratos que regulan sus condiciones.

Si quieres alquilar una vivienda para vivir en Suiza normalmente deberás realizar una solicitud. Para ello tendrás que llenar un formulario con tus datos personales como edad, nacionalidad, estado civil, profesión, número de hijos, empresa donde trabajas, salario y si posees animales domésticos. También deberás presentar un documento especial que se solicita en la oficina de recaudación local donde demuestres que estás en condiciones de pagar el alquiler.

Principales derechos de los inquilinos privados en Suiza

Para que al momento de alquilar en Suiza se te respeten los derechos de los inquilinos, debes saber cuáles son. Estos son algunos de los principales a los que debes estar atento.

  • Contrato de arrendamiento

La mayoría de los alquileres incluyen la firma de un contrato de arrendamiento. Este documento es de gran importancia porque allí ambas partes, arrendatario y arrendado, se comprometen a cumplir con ciertas condiciones. Normalmente se usan formularios estándar y predefinidos, en los que es importante comprender bien los puntos del contrato antes de firmarlo.

  • Vivienda limpia y en buenas condiciones

Los inquilinos privados en Suiza tienen derecho a trasladarse a una vivienda que esté limpia y en buenas condiciones. Por ello, en la entrega de la vivienda se documentan los desperfectos y se tienen entre 10-30 días (depende del contrato) para documentar el resto que se han visto después de mudarse a la vivienda. Es recomendable recibir asesoramiento especializado a la hora de realizar este trámite, y así evitar problemas posteriores.

  • Mantenimiento de la vivienda

Es normal que con el paso del tiempo las viviendas tengan cierto desgaste. A pesar de tratar con cuidado los equipamientos de estas, pueden ocurrir problemas con aparatos o instalaciones como calefacción, ventiladores, lavadora, secadora, etc. En estos casos, lo más recomendable es comunicarse con el conserje, con el arrendador o con el administrador de fincas, si lo hubiese. En caso de roturas graves debes notificar de inmediato a los respectivos responsables y si no responden deberás notificar nuevamente el daño por escrito. Los gastos de hasta CHF 150 deben asumirse por cuenta del inquilino.

Derechos de los inquilinos privados en Suiza

  • Notificación oficial de aumento de alquiler

Por diferentes motivos, tal como un aumento del interés hipotecario o por una reforma, el arrendador puede decidir subir el monto del alquiler pactado. De ser ese el caso, este deberá notificar al inquilino a través de un formulario oficial. No obstante, si como inquilino consideras que este aumento es injustificado, puedes presentar una queja ante la autoridad de arbitraje y para ello tienes 30 días.

  • Reducción del alquiler

Hay casos en los que el arrendatario podría solicitar al arrendador una reducción del pago establecido por el alquiler. Algunos motivos que podrían derivar a esto sería una bajada de las tasas hipotecarias. Además, debes saber que las viviendas que han sido construidas con ayuda estatal cuentan con reglas especiales que regulan la subida del alquiler.

Es importante tener bien claro qué derechos tienen los inquilinos privados en Suiza. De esta manera tendrás menos inconvenientes a la hora de afrontar situaciones con el arrendador. En cualquier caso, siempre es recomendable que te asesores con expertos en la materia.