Quienes se muden a Suiza, por fines comerciales o profesionales, o quienes dispongan de un empleo en el país como trabajadores fronterizos o en desplazamiento semanal, están sujetos al sistema tributario del país. Los principales impuestos que se aplican para personas físicas son tres: el impuesto sobre la renta, sobre el patrimonio y el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido).

Sin embargo, para los extranjeros que recién se hayan mudado a Suiza el pago del impuesto sobre la renta se realiza a través de un sistema diferente llamado ‘impuestos en la fuente’ o ‘retención fiscal en origen’. Esto significa que la tarifa correspondiente le será descontada a la persona directamente de su sueldo y el encargado de hacerlo será el empresario contratante. Este retendrá el impuesto y lo transferirá al Estado.

¿Cuánto se debe pagar en impuestos a la fuente?

La política fiscal suiza establece que los cantones y los municipios son los responsables de muchos tipos de impuestos. Por ello, la carga impositiva en el país depende del lugar de residencia, lo que hace que haya grandes diferencias en la cuantía de los impuestos a la fuente en Suiza.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, independientemente de la residencia fiscal en Suiza, la cuantía de los impuestos dependen de aspectos como:

  • Ingresos.
  • Estado civil (soltero, casado, divorciado).
  • Número de hijos.

Declara tus impuestos a la fuente en Gestoria Hispano Suiza

¿Quién está sujeto a impuestos a la fuente en Suiza?

Ahora, es importante tener claro qué personas son las que están sujetas a este tipo de impuestos. Según la ley, estos aplican para quienes tengan su domicilio en el país y no dispongan de un permiso de residencia permanente C. Si están casados con una persona de nacionalidad suiza o que cuente con un permiso de residencia permanente C, dejaría de estar obligado a esta retención.

También están sujetos a los impuestos a la fuente en Suiza quienes tengan su residencia en el extranjero, pero tengan un empleo en Suiza, por ejemplo, los trabajadores fronterizos o en desplazamiento semanal. O quienes dispongan de una residencia en el extranjero y cuenten con un empleo en el sector de tráfico internacional para una compañía que tenga un domicilio fiscal en Suiza.

Teniendo en cuenta las diferencias que existen en cuanto a los impuestos en Suiza para extranjeros, es importante que al momento de realizar la declaración de impuestos busques asesoría fiscal. Un asesor tributario podrá ayudarte en las gestiones que debes realizar para que el proceso resulte lo más sencillo posible para ti.