El desempleo en Suiza es bajo, especialmente si se compara con el resto de los países europeos. Sin embargo, no deja de ser una realidad para muchas personas. Por ello existe el subsidio por desempleo, unas prestaciones que se pagan a quienes han perdido su empleo para apoyarlos económicamente mientras encuentran uno nuevo.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta pensión por desempleo es una protección que depende de ciertas condiciones que deben cumplirse. Lo esencial es estar registrado en la seguridad social en Suiza y haber hecho los aportes correspondientes todos los meses al seguro por desempleo. La empresa se encarga de pagar la mitad de las contribuciones y el empleado la otra mitad.

Condiciones para cobrar el subsidio por desempleo

Para poder cobrar el subsidio por desempleo, hay que vivir en Suiza, es decir, debe estar residenciada en el país. Además, la persona que ha perdido su trabajo debe haber cotizado durante 12 meses como mínimo en los dos últimos años al seguro de desempleo.

Sin embargo, estas condiciones pueden ser flexibles en casos en los que se haya interrumpido el trabajo para hacer el servicio militar, por enfermedad, por un trabajo en el extranjero o por haber estado criando a sus hijos. Incluso la excepción se amplia a personas que tienen participaciones en una SL o son accionistas en una SA y aportan al paro con su propio salario. También si se esta inscrito en el registro mercantil con una función de importancia. En la práctica es muy difícil que una persona que trabaja en su empresa pueda recibir este subsidio aunque haya realizado su correspondiente aportación al seguro de desempleo. Por ello, es importante que la persona se informe sobre sus derechos o adquirir asesoramiento especializado.

Subsidios para el desempleo en Suiza

¿Cuánto se paga al seguro del desempleo y cuánto se cobra?

La cantidad de dinero que se paga al seguro del desempleo depende del salario de los trabajadores. Quienes reciben una remuneración de hasta CHF 148.200 al año deben pagar una tasa de cotización que asciende al 2,2% (Distribuido en un 50% para el empleado y 50% empleador) y quienes cobran salarios de más de CHF 148’200 salario por año deben pagar una tasa de cotización del 1% ( También distribuido en un 50% para el empleado y 50% empleador).

En cuanto a las prestaciones que perciben los desempleados, este corresponde al equivalente de cinco días de subsidio a la semana, aunque depende de los días hábiles. La cantidad que se entrega se calcula en función de los ingresos percibidos por el ex trabajador durante los últimos seis meses de empleo.

De forma general, el pago es del 70% del salario, aunque en algunos casos puede ser del 80% (aplica para personas con ingresos inferiores a 3.797 francos mensuales o con hijos a su cargo). Estas prestaciones se entregan por un período de dos años, pero es fundamental que la persona desempleada demuestre que ha estado buscando empleo de forma activa y que esté inscrita en programas de agencias de empleo.